NUEVO plan regulador de Concón ordena el BORDE COSTERO y crecimiento URBANO

Una nueva vía pegada al mar en el sector playa La Boca, y la ampliación en casi el doble de su área urbana, entre otras medidas, plantea el nuevo Plan Regulador de Concón, está en su etapa final. Tras de acoger por segunda vez las opiniones de la comunidad deberá ser aprobado por el Consejo Comunal en las próximas semanas.

El nuevo plan toma las normas del Plan Intercomunal del Gran Valparaíso, que amplía el área urbana, pasando de 831 hectáreas a 1.597 hectáreas, con grandes áreas de extensión urbana, una en el sector nororiente (Lomas del Valle y Los Pinos) de 416 hectáreas; y otra en el sector suroeste (Lomas de Montemar ) de 330 hectáreas.

A ello se agregan 181 hectáreas para “actividades productivas molestas” junto al parque industrial Gulmué y 140 hectáreas para ser destinadas a áreas verdes.

El alcalde de Concón, Oscar Sumonte, indicó a El Mercurio que luego de ser sometido por segunda vez a consideración de la comunidad, las unidades técnicas del municipio están estudiando las últimas observaciones que se han hecho y que la próxima semana el Concejo Comunal deberá fijar un itinerario para analizar los cambios propuestos para luego decidir si los acoge o no.

“Creemos que en tres sesiones, el Concejo podría estudiarlo y luego votar su aprobación”, dijo al mismo medio Sumonte. Con ello quedaría en condiciones de ser publicado y entrar en vigencia.

Por su parte, el asesor urbanista del municipio, José Manuel Álvarez, indicó que “dentro de los objetivos del Plan Regulador Comunal, lo más importante es preservar la imagen natural de la comuna, salvaguardando los intereses del campo dunar de la comuna, el borde costero, el humedal y el río Aconcagua. La idea es potenciar y conservar el valor natural que tienen esos espacios”.

El proyecto considera la construcción de una nueva vía costera, más apegada al mar que la actual, en el sector playa La Boca, lo que permitirá ordenar las actividades que allí se realizan. Si bien la iniciativa no es nueva, no fue considerada en modificaciones anteriores, por lo que ha provocado polémica. Algunos sectores que la defienden sostienen que constituye una gran alternativa vial para descongestionar la actual avenida costanera Borgoño en ese tramo en el que siempre hay atochamientos en el tránsito, especialmente en el verano. Otros consideran que afectaría a las actividades que se desarrollan en el borde costero de ese sector, entre ellas las escuelas de surf.

El alcalde Sumonte indicó que el destino de esa vía no está definido y que incluso podría ser habilitada como paseo peatonal. Lo cierto es que se contempla para esta vía una faja de 20 metros de ancho y tres accesos entre la actual avenida costera y la nueva. “Con ello -indica el asesor urbanista- se permite ordenar ese sector de alto impacto turístico, donde existen hoy construcciones irregulares y, además, se permite la actividad de hospedaje, que no estaba considerada”.

La propuesta protege el borde costero, prohibiendo nuevas construcciones en todo el sector comprendido entre la avenida Borgoño y el mar, respetando las que ya están.

Respecto de las dunas, se propone destinar todo el sector que no está contemplado en el área declarada como Santuario de la Naturaleza a áreas verdes, con lo cual ya no se permitiría la construcción de nuevos edificios.

También limita la altura en las construcciones (la máxima, de 70 metros, se establece en el sector pegado al límite con Viña del Mar) y regula subdivisiones prediales y densidades para llegar a un promedio de 134 habitantes por hectárea en la comuna.

El plan crea un área de Servicios en Ruta en uno de los costados de la Ruta F30E (Cementerio-Rotonda) que está siendo ampliado a cuatro pistas, donde se podrán instalar malls, un terminal de buses o un hospital.