Irresponsable dispara a una persona que marchaba hoy en Reñaca en Chile queremos paz ¡Basta!

24 Visitas

Era una crónica de una muerte anunciada, el exceso de vandalismo, de destrucción, de saqueos que ha traído por 25 días consecutivos a locales comerciales, bienes públicos y propiedades las amenazas a través de las redes sociales, en su mayoría de infantes hicieron provocar el temor en la ciudadanía.

Los anuncios y amenazas emitidas con tratar de ir a Viña del Mar, Reñaca y Concón por mantenerse ausentes en el reclamo y no como muchos argumentan porque sean lugares de mucho dinero y de clase económica alta, si no es porque se han querido mantener al margen de la destrucción y del vandalismo.

El 100% de sus habitantes apoyan y comparten el clamor popular, pero no comparten que el destruir, quemar y violentar sea la medida correcta. Las amenazas hicieron que entraron en pánico habitantes de diferentes ciudades y decidieran resguardar su comuna por el bien y por la amenaza de destrucción, Pero todo llegó a tal punto que hoy reventó en la playa de Reñaca en donde manifestantes aparecieron en la playa, en forma pacífica, para reclamar y hacer valer su derecho de protestar en la playa, pero a través de un incidente que, hasta el momento no se encuentra muy claro, un conductor desciende de su vehículo y disparó prácticamente a quemarropa a la gente que marchaba en el lugar provocando un pandemónium en una playa de día domingo que estaba repleta de público, de turistas y también de quienes participaron en esta marcha.

Esto se convirtió en el peor error por esta persona, porque el problema no es entre chilenos, sino encontra de un sistema mal diseñado y mal manejado por TODOS LOS PARTIDOS POLÍTICOS  por 30 años. Por ello, es de esperar que la cordura reine en todos los sectores de la provincia Valparaíso y se ponga fin de una vez por todas, a la delincuencia, a los saqueos y aquellos que creen que tienen el poder de tomar la decisión y las armas por su propia cuenta, de lo contrario, pasaremos en un muy corto plazo del reclamo justo y justificado por la igualdad en este país, a convertir en un combate civil que nadie quiere vivir o recibir .