Líderes mundiales se resisten a declarar cuarentenas totales » sino nos mata el virus, será el descalabro económico si se paraliza todo» ¿De qué comeremos?

305 Visitas

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, criticó este martes el cierre de escuelas y comercios en algunas partes de su país por el coronavirus, al que comparó con una «gripecita» o «resfriadito».

Durante un pronunciamiento en televisión y radio nacional, Bolsonaro mostró su rechazo a las medidas adoptadas por algunos gobernadores del país que, como en el estado de Sao Paulo desde este mismo martes, han declarado en cuarentena a toda la población, y se plantó contra «la prohibición del transporte» y el «confinamiento en masa» para contener el COVID-19.

«Debemos volver a la normalidad. Algunas autoridades estatales y municipales tienen que abandonar el concepto de tierra arrasada. La prohibición de transportes, el cierre del comercio y el confinamiento en masa», dijo.

Donald Trump por su parte, dijo que “Puedes destruir un país si lo apagas”, ha dicho Trump. “Perdemos miles de personas cada año por la gripe y nunca hemos cerrado el país. Perdemos mucha más gente en accidentes de automóvil y no los prohibimos. Podemos distanciarnos socialmente, podemos dejar de darnos la mano por un tiempo. Morirá gente. Pero perderemos más gente si sumimos al país en una recesión o una depresión enorme. Miles de suicidios, inestabilidad. No puedes cerrar Estados Unidos, el país más exitoso. La gente puede volver al trabajo y practicar el buen juicio”. “El remedio es peor que la enfermedad”, ha añadido, “morirá más gente si dejamos que esto continúe”.

El coronavirus no se quita con tequila ni mezcal, dice López Obrador, «Mexicanos, vamos para adelante y no dejen de salir», proclamó el mandatario en un video, en el que instó a la población a salir a las calles, bares, restaurantes, días después de haberlos animado a abrazarse más. López Obrador, definido como un «milagrero», siempre consideró a los aztecas con un poder especial para estar por encima de una pandemia que azota a todo el mundo. «Todavía estamos en la primera fase», dijo el presidente de México. Yo les voy a decir cuándo no deben salir. Pero si pueden hacerlo, y tienen posibilidad económica, pues sigan llevando a la familia a comer, a las fondas, porque eso es fortalecer la economía familiar, popular. No hacemos nada bueno, no ayudamos si nos paralizamos sin ton ni son, de manera exagerada. Vamos a seguir haciendo la vida normal, y el presidente les va a decir cuando hay que recogerse», declaró.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) le puso ayer el cascabel al gato: la crisis actual podría llegar a convertirse en la peor recesión global en cerca de 90 años, desde la Gran Depresión de principios de los años 30 del siglo pasado. Tras mantener una reunión con ministros de Economía y banqueros centrales del G-20, el fondo emitió un comunicado en el que asegura que las perspectivas actuales para la economía mundial en el 2020 apuntan a una recesión al menos tan grave como la vivida en la crisis financiera iniciada en el 2008.

Ese año, el PIB mundial se contrajo un 1,7%, en lo que entonces fue la peor recesión en 80 años. El coronavirus ha logrado detener la actividad del planeta de tal forma que lo que hace unos meses apuntaba a un crecimiento superior al 3% ahora se ha convertido en un retroceso que se aproximará al 2% negativo.