Los chilenos se cansaron de las noticias del coronavirus y dejan de ser tendencia en el peak de la pandemia tras saturación de los medios de comunicación

140 Visitas

A fines de febrero, se llevó a cabo el peak de las noticias del Covid19 en Chile. Como si hubiese sido un terremoto, todos los canales de televisión cambiaron sus editoriales y pasaron a crear especiales de prensa de casi 24 horas, era la salvación para el alicaído raiting y la grave crisis financiera de los medios de comunicación. Todavía el Covid19 no aterrizaba con fuerza en nuestro país y la crisis sanitarias se concentraba en Europa. El Covid19 era prácticamente el único tema comunicacional en los medios de comunicación.

En España, por ejemplo, TVE y Antena 3, principales canales de televisión, mantenían sus programaciones habituales de entretención al público, obviamente adaptadas a la crisis sanitaria, como lo es por ejemplo, el no contar con público en el programa, pero al mantener su línea , permitían que la mente de sus habitantes estuviera durante esta cuarentena, con algún sesgo de normalidad, para mantener la mente positiva, dejando a los noticieros la tarea informativa del Covid19 y su avance.

Sin embargo en Chile, todo fue diferente. Hoy por hoy, todos los matinales mantienen desde las 08:00 de la mañana y hasta las 13 horas contando y hablando del covid19, con los eternos alcaldes panelistas, que a meses de las elecciones municipales, reciben una gigantesca campaña publicitaria de campaña, completamente gratuita, todos ellos dando miles de consejos y pócimas mágicas que si hubiesen sido aplicadas, en su mayoría, hubiésemos tenido el despilfarro de dinero en miles de medicamentos y tratamientos que no sirven de nada.

Tras el término de los eternos matinales, llega el noticiario, a las 13 horas y el que antes duraba sólo 45 minutos, ahora fue alargado hasta las 15:30 horas. Si antes con suerte eran capaces de armar un noticiario de 40 minutos, ahora para extenderlo por dos horas y media, los temas que con suerte daban para una nota, se convierten en eternos despachos de 25 minutos de la señora «juanita». Lo peor de todo, es que sólo son noticias de Santiago en relación al Covid19.

La tortura psicológica para quienes están en cuarentena, continúa con las peores producciones televisivas de la historia chilena y con alicaída «tongo» doctora Polo, un programa que ya es sabido que no son casos reales y que está pasado de moda. Por otra parte, la tortura de la teleserie más burda, jamás emitida como lo es Verdades Ocultas de Mega, que en un principio sólo duraría un semestre y ya va para los tres años alargando un guión hasta el punto más ridículo y sin contenido de la historia y cuando todos pensaban que se acababa la tortura, la suspenden por un tiempo para volver, en unos meses más. Tal vez, para conseguir nuevos libretistas.

Pero como si la tortura no fuera poco, en vez de crear espacios de humor como lo fue alguna vez «Video Loco» en los 90  o programa de ayuda al comercio pyme para la difusión de sus productos, crean nuevas franjas para la tristeza y el lamento con teleseries turcas, donde el dolor, la traición, la tristeza y las desgracias, desbordan la pantalla. Tras las tortuosas horas de lágrimas y cuando uno cree que todo ha terminado, vuelven las noticias, las que por una hora y media, vuelven hablar del Covid19 y como ya el tema está saturado, ahora la noticia es si el ministro de salud, me lo informó hablando fuerte, hablando bajo, si fue irónico o no, en vez de ver el problema de fondo.

Lo cierto es, que ahora todos los comunicadores frustrados tienen programas en zoom, los alcaldes bailan Axé en las redes por un like y los partidos políticos se ponen en campañas populistas aprovechando la pandemia, para ganar hacer campaña sin costo en los medios de comunicación.

El Covid19 volvió a todos locos a tal punto que la gente perdió el interés de informarse y ello se reflejó en el aumento de contagiados, donde la gente le perdió el miedo y el respeto a una enfermedad que puede ser letal, que no tiene medicamento y que para sobrevivir, sólo depende de sus defensas corporales.

Hágase un favor usted mismo, si leyó esta nota. Por su bien sígase informando del Covid, le permitirá estar atento a lo que se viene, porque con la llegada del invierno en nuestro país, el frío, la lluvia y la influenza, le aseguro que más de un integrante de su hogar estará infectado.