Más de 2.000 despedidos en la provincia de Valparaiso hasta hoy, es el resultado de saqueos y quema del comercio

188 Visitas

La cifra sigue en aumento, según la Dirección del Trabajo y noviembre será el peak de esta situación, aunque esperamos que la temporada de navidad, con los puestos part time, hagan disminuir dicha cifra, pero si siguen los saqueos a las tiendas, la probabilidad de que el comercio quiera arriesgar en contratar más personal es casi nula.

Los despidos, no es causal directa del gobierno, sino del abuso de los delincuentes y saqueadores que han destruido cientos de locales comerciales. Las grandes cadenas siniestradas como Lider, Homecenter, Tricot, han destinado a los funcionarios que operaban en dichas unidades a otras sucursales, pero ello provocó que no se contrate gente de apoyo para la temporada navideña.

Pero eso no es el problema. Muchos de los pymes que vieron destruidos sus emprendimientos por el lumpen ya no desean volver a Valparaíso, ya que dicha ciudad cada vez se ha vuelto muy peligrosa, inestable y los precios de locales comerciales poseen valores imposibles de pagar.

Las primas de seguros se han disparado y el costo de remodelar y empezar de nuevo se convierte en una ruleta rusa, mas aún, en un clima que claramente, para la expertiz de cualquiera que tenga algo de conocimiento de mercado, sabe que la normalidad en el país tomará más de un año, ello producto a que los cambios de país no son de un día para otro y finalmente, la elección de alcaldes y gobernadores del próximo año, hará que los partidos vuelvan a caldear el ambiente por tratar de ganar los sillones municipales y el pyme no tiene ni el dinero, ni las ganas de mantenerse como conejillo de indias por un año completo.

Chile estaba llegando a una delgada línea de una crisis, la que podía haber desencadenado un mega terremoto, un tsunami, un crisis financiera o social. esta última era la menos esperada, porque a diferencia de las otras alternativas, las anteriores se recibe de la ciudadanía el apoyo social, pero ésta última no la tiene.

Tal vez, lo más terrible de esta situación, es que los causantes de daños y destrucción no creada por la clase trabajadora o sostenedores de hogares, son sólo menores de edad y lumpen, quienes no tiene idea, ni interés en trabajar.