Subida Ecuador: La rehabilitación de uno de los sectores más turísticos de Valparaíso

Donde manda capitán no manda marinero,  es un refrán popular que se refiere a las situaciones en que un subordinado pretende pasar por encima de la autoridad de su jefe. Pero por muchos años, la subida Ecuador no tuvo capitán y por ello es que creció el descontrol, el mal uso de las calles, la falta de aseo y principalmente de una autoridad que se hiciese respetar.

Pero la ciudad puerto en conjunto a sus autoridades gubernamentales, comunales, vecinales y policiales, dijeron «basta» y se unieron para poner término a este barco que estaba a la deriva.

A partir del primer día hábil de mayo, entró en vigencia  un cambio en la disposición en las terrazas de la tradicional subida Ecuador. La liberación de 2,5 metros para el tránsito peatonal y el retiro de parlantes ubicados en las terrazas de los locales.

Este cambio se firmó el 22 de enero, entre el municipio de Valparaíso, los representantes de las juntas de vecinos de la subida Ecuador y los portavoces de los locatarios nocturnos del sector. Entre otros aspectos, el convenio busca transformar la imagen actual del barrio, convirtiéndolo en un referente turístico positivo, mediante la aplicación de varias medidas, como la unificación de los espacios públicos, la erradicación de las incivilidades, el freno a la venta clandestina de drogas y alcohol, además de la implementación de vías de evacuación ante la posibilidad de una catástrofe natural, principalmente ante la alerta de tsunami.

Entre los acuerdos realizados, están en la conversión del pasaje Longfellow, convirtiéndolo en un «punto limpio» y en un sector destinado para la instalación de bateas y tachos de basura.

A eso se sumará la limpieza del sector los días martes, a través de la intervención de la hidrolavadora municipal, y la limpieza de las calles durante las mañanas de los días sábado y domingo. Los locales retirarán los parlantes ubicados en el exterior, que disminuyan el volumen de la música a partir de un horario consensuado y que se genere una aislación acústica en cada establecimiento nocturno.

La subida Ecuador tendrá una unificación y estandarización del diseño exterior de las terrazas de acuerdo a la paleta de colores del primer piso. A esto se sumará la intervención artística de las ventanas a cargo de la Escuela de Bellas Artes, además de la unificación de los toldos, sombrillas y de mobiliario de las terrazas. Finalmente, se establecerá que la instalación de las mesas y sillas de las terrazas deberán dejar un margen de 2,5 metros libres para el tránsito peatonal, fijándose un horario determinado a través de una ordenanza municipal para su instalación y posterior retiro diario.

 «Este trabajo representa un cambio positivo para la ciudad y pensamos que es replicable en otros lugares similares, pues cuando Valparaíso se sienta en la mesa a construir acuerdos que tengan por delante el bien común, pasan cosas de estas características». resumió el alcalde Jorge Sharp.

La dedicación  de hacer cumplir las ordenanzas y metas para el Gran Valparaíso y que no haya sido sólo palabras, tiene enfrente a una mujer amante del deporte, del puerto, pero por sobretodo del orden.  La Gobernadora de Valparaíso María de los Ángeles de la Paz, ha estado días y noches, fines de semanas y feriados, frente a la coordinación de Carabineros de Chile, PDI, el Seremi de Salud y funcionarios de SII, en una ardua fiscalización para exigir que las cosas se hagan bien y como corresponde.

Erradicar el comercio ilegal, venta  de alimentos en la vía pública que no cuentan con control sanitario, ni permiso alguno, la delincuencia, hurtos, violaciones, consumo de alcohol en la vía pública. Todo aquello, que ha estado hundiendo a Valparaíso y que nadie había tomado en serio por congraciar con la pipol.

Valparaíso esta abierto para todos y es de todos, pero bajo el marco de la ley y respeto a los vecinos.