Ya son más de 305.000 casos y 13.000 muertes en todo el mundo, se espera que esta semana se dispare las cifras a más de 1 millón de contagios

167 Visitas

La falta de tomarse en serio por parte  de la juventud sobre ésta enfermedad y seguir saliendo y reuniéndose con amigos para celebrar, bailar y tomar es el principal culpable de que se disparen la cifras. Sólo en Nueva York el 54% de los que han dado positivo tienen entre 19 y 49 años de edad.

Cuarentena significa quedarse en casa y en casa es entre cuatro paredes. no salir a bajara al perro, no hacer asados familiares, no recibir visitas, no ir a la piscina temperada del edificio, nada absolutamente nada.

Pero la falta de entregar cifras reales de algunos países de su situación real de coronavirus, hará estallar de improviso las estadísticas.

La doctora Anastasia Vasilyeva, directora del organismo, difundió este jueves un vídeo a través de YouTube llamando a sus colegas a contar “la verdad” sobre la expansión del coronavirus.

Según indicó, las autoridades rusas estarían calificando los casos de coronavirus como “neumonías comunes”, a fin de transmitir una falsa sensación de control sobre la situación, recoge Business Insider.

“Mientras que el mundo entero está enfrentando un brote del nuevo coronavirus, Rusia está enfrentando un brote de “neumonía común local”, indicó Vasilyeva con sarcasmo. “Como es usual, estamos siendo engañados por las autoridades”.

De la misma forma, la médica denunció que el personal de salud ruso estaría siendo obligado a trabajar sin los equipos de protección adecuados, dándoles órdenes de permanecer en silencio al respecto.

“Colegas, los movilizaron para combatir estas supuestas “neumonías comunes” y al mismo tiempo quieren que nos quedemos callados sobre la falta de equipo de protección. Los han hecho coser sus propias mascarillas y lavarlas. No les dan trajes protectores. Los están poniendo en riesgo a ustedes y a todo nuestro país. Así es la torpeza de nuestras autoridades. Los gobernantes quieren evitar que se genere pánico”, declaró.

Otro de los países que ha mantenido retenida la información es Cuba, un país que hace algunos días atrás, había quienes aseguraban que tenía el medicamento mágico y que se debía comprar por toneladas y que si no se había recurrido a él, era porque era cubano. Bueno el tiempo demostró que no existía tal milagro, ya que Cuba tiene 21 casos confirmados con COVID-19 (uno de ellos fallecido), en Cuba se mantienen ingresados para vigilancia epidemiológica 716 pacientes, mientras 28.139 personas son atendidas por el sistema de atención primaria.

Otra de las naciones acusada de negar las cifras reales es Egipto. La razón del miedo, la negación y el tokenismo es obvia: la industria turística de Egipto, cuyos ingresos alcanzaron los 12.570 millones de dólares el año pasado, ya cerró una vez tras el levantamiento popular del 25 de enero en 2011, y de nuevo en 2015 cuando un avión de pasajeros ruso fue derribado por una bomba. Todos, desde los trabajadores locales para arriba, temían que se repitiera la situación. Que es exactamente lo que ha sucedido ahora. Los cruceros se acabaron y también todos los turistas extranjeros.

Haití, también es otra nación en donde , poco le importa al mundo su precaria situación social y en donde el asinamiento y la falta de higiene serán un cóctel perfecto para la pandemia.

Si la higiene y el acceso sanitario son preocupantes para la población rural y urbana del país, esta preocupación es más extrema en la India, si cabe para las personas que en uno y otro ámbito sufren pobreza. Estaríamos hablando de unos 276 millones en todo el país, según el lejano censo de 2011 en India.

India oficialmente tiene 316.054 contagiados y de ellos 13,597 han muerto, a día de hoy, y creemos que debería llevar a cabo medidas más contundentes y rápidas para evitar que las transmisiones crezcan exponencialmente en pocos días, como hemos visto en otros países.

Finalmente, américa del sur también hará lo suyo, con la llegada del invierno y con la falta de seriedad que se toman sus ciudadanos en la gravedad de esta pandemia.